Invierno épico en Baqueira Beret (por Francesco Favettini)

Report: Francezco Favettini

Me gusta cambiar muy a menudo el sitio en el que vivir y hasta el pasado invierno me había alejado de mis Dolomites durante la temporada estival, sólo para ir en busca de viento y olas. Viviendo en Dobbiaco nunca tuve problemas de nieve.

El noviembre pasado estaba de vacaciones en Tenerife y dadas mis idas y venidas a este país, me vino a la cabeza la idea de pasar un invierno en España, para cambiar y para ver como funciona otra realidad europea en cuanto al mundo esquí.

Mi objetivo, en principio, era simplemente conseguir encontrar un trabajo como profesor de esquí en alguna escuela, hubiera aceptado cualquier cosa. Buscando en profundidad descubrí que existe una “familia” de free riders que se da cita cada año en la famosa y lujosa estación de Baqueira-Beret. Empecé entonces a enviar mails a todas las escuelas del lugar. Para ir al grano, me cojieron junto a Aymar Navarro (campeón español de freeride) como profesor de ski y entrenador de la parte de freeride del club de esquí, ¡fantastico! Pensé.

Llegué a Vielha, la ciudad en el valle de Baqueira donde viven los “normales cristianos”. A primeros de diciembre me quedé sin casa durante 14 días, durmiendo aquí y allá donde podía. La nieve era poca, solo se puede esquiar en pista. “Mejor volver a casa” pensé, ya que ya había esquiado dos días en “powder dolomitico” antes de dejar Dobbiaco. Llegan las fiestas de Navidad, trabajamos mucho y rezamos para que nevara después de Reyes. Y así fué. El 7 de Enero nos anticiparon una precipitación en forma de nieve que llegaba del norte y estabamos todos contentos…porque cuando llega de norte significa que de nieve ne cae mucha. Me dijieron: “Ya verás mañana; por lo menos medio metro de nieve!”. Pero me pareció extraño.

Chicos, me desperté y realmente habia medio metro de nieve, ¡pero en el valle! ¡A 900 metros! Me subí a la furgo, pasé a recoger unos nuevos colegas y durante los 20 minutos necesarios para lograr llegar a 1500 metros estabamos todos muy excitados y ansiosos para poder ver las primeras condiciones “freeriderables” y poder por fin dar algo de caña.

Un espectáculo de al menos 70 cm de nieve de puro polvo aunque desafortunadamente solo funcionaba el telecabina que de 1500 sube a 1800m…300 metros de desnivel para bajar como locos en medio a pequeños bosques a causa de la poca visibilidad. Desafortunadamente muy a menudo no había bastante inclinación para la cantidad de nieve caida y no obsante mis Foil Skis con 122 mm en el centro no conseguía tomar la justa velocidad y flotacion…bajabamos como misiles.

En esos primeros días nos inventamos de todo, aunque cada mañana los rastros del día anterior habían desaparecido, dos hora después de la apertura de las pistas la nieve estaba ya triturada.

Y eso porque aunque en España no haya un “super nivel” técnicamente hablando, en Baqueira si que hay una gran cultura del fuera de pista y entonces TODOS se lanzan a nuestro amado polvo, ¡destruyendolo todo!

Tras los primeros días de viento y la estación de esquí cerrada, llegó la primera mañana donde el teleférico abrió con retraso, pero estabamos todos muy contentos porque oíamos las bombas lanzadas por los míticos pisteros asi que en breve iba a poder poner mis espátulas en “Cara Norte”.

Había oído hablar de Cara Norte durante casi un mes y estaba muy curioso por probar canales como Passarel, Marconi, Escornacabre y Vinyeta. ¡Por fin!

Contactados los compañeros de la aventura chilena de Zorro (Niccoló Zarattini) , los cuales pasan el invierno aquí, nos encontramos en Baqueira 1500 y cojimos la famosa JJ (Jorge Jordana), telesilla que transporta de 1500 a 2500, o sea la cumbre, y dejamos Cara Norte a nuestra derecha con todas las entradas a los distintos canales.

Finalmente había empezado el verdadero invierno y esquiando con mis nuevos amigos, que rápidamente me adoptaron en su FAMILIA, empezé a conocer y esquiar con los mejores freeriders españoles, descubriendo los “secret spots” y todo lo mejor de los infinitos spots disponibles.

Si porque cuando se está en la cumbre de la estación de Baqueira, hay la posibilidad de bajar en fuera de pista entre los árboles, en campo abierto y poco inclinado, en varios canales estrechos y rápidos (no como los de nuestros Alpes, pero aun así muy divertidos), líneas de pillow y cliff variados, un poco de todo y para todos los gustos.

Las montañas de los Pirineos tienen una configuración diferente a nuestros Alpes y sobretodo a nuetras Dolomitas.
Mucho menos altas. La montaña más alta de España continental es el Aneto, alto 3.404 metros, mientras la más alta incluyendo las islas es el Teide, alto 3.718 metros, volcán situado en la isla de Tenerife. Cuando practicaba windsurf y surf en Noviembre ya ¡veía su cumbre llena de nieve!

Muy a menudo menos inclinadas aunque haya oído hablar de canales por encima de los 60º. Los bosques son más abiertos que los nuetros y así seguramente más esquiables. Teniendo que hacer una evaluación diría que en línea general son montañas menos “radicales” que las Dolomitas, pero buscando bien se encuentran bajadas muy interesantes.

Nevó sin interrupciones del 7 de Enero al 9 de Febrero, con solo 3 días donde el sol solo apareció durante instantes, nunca vi tanta nieve junta, 9 metros en 34 días, un espectáculo. En esos días de nieve, frio y viento, entendí porqué mucha gente que vive en la montaña se deja barba. Dadas las condiciones y ,no obstante tenia un buff en felpa muy caliente de Cold Italia, el rostro se congelaba igualmente y sobre la piel quedaban estratos de hielo; con la barba pasaba lo mismo, pero dejaba por lo menos el hielo a algún milímetro de distancia de la piel, sirviendo casi de protección para el viento, así que opté por dejarme barba larga ¡NATURAL LAWS! Por suerte mi casco WAVES me tapó bien las orejas del viento, si no ¡se me hubieran caído!

Encontré a muchos óptimos esquiadores y pasé buenos momentos en las montañas con gente como Jordi Tenas, Cristian Boiria, Aymar Navarro, Adri Millan y Jeli Bossman, hacia los cuales nutrí un profundo respeto. Pasamos muy buenos momentos con todos los chicos de la Familia, todos increíbles esquiadores y también hubo muchas sorpresas en las competiciones freeride.

Los primeros días de “POLSERRACA” (como llaman los catalanes al powder) dejé bajar primero a los locals, como se suele hacer por respeto, pero un día se me pidió si me apetecía ser el primero en abrir una línea. Mi contestación fue descontada: “¡Claro que quiero bajar primero!”. “Italianini ¿a qué esperas?” fué la respuesta. En mi cara apareció una enorme sonrisa y en mi cabeza la certidumbre de haber entrado a todos los efectos en la “Locals Family”.

Todos nosotros trabajamos muy poco a causa de las condiciones meteo, pero subimos “a la oficina” todos los días, para coger la primera cabina y empezar nuetro día de “trabajo” (me entran ganas de reir…).

Muy a menudo cuando llegabamos a los drop in por la mañana aún los pisteros no habían pasado a bonificar y así que si queríamos bajar la única manera de bonificar era hacerlo nosotros mismos. En turnos, agarrados a los árboles o atados con cuerdas hacíamos cuanto más peso posible para provocar una pequeña avalancha y así “bonificar”.
DON’T TRY AT HOME…NEVER!

Todo esto iba acompañado por grandes aperitivos y cenas en casa del uno y del otro, para hablar de lo sucedido durante el día y de futuros proyectos. Intercambiando ideas y pensamientos en cuanto a materiales o condiciones; cerveza y vino viendo decenas de vídeos que servian para animarnos para el dia siguiente!

Cuando las condiciones lo permitían, el día de esquí acababa con un paseo en la cresta de alrededor de 20 minutos, una pequeña escalada y un bonito descenso hasta el pueblo de Salardú, 4 km mas abajo de las pistas. Donde el mítico “SEC” preparaba un “apres ski” a la española, o sea litros y litros de cerveza y vino tinto acompañados por tapas de todo tipo y bocadillos con bistecs enteros. El domingo conciertos en vivo de musica española acompañada por todos con “las palmas”, o sea batiendo las manos como en el Flamenco.

Los días más esperados eran cuando el sol ilumnaba todo y nos regalaba horas y horas de condiciones “Champagne”. En esos días, que por suerte fueron casi todos infra semanales (menos gente), nos íbamos aún antes por la mañana para poder coger la primera subida y, tras haber esquiado arriba y abajo en dos valles, llegar a la mitica Peulla. ¿Por qué Peulla? Porque la telsilla casi siempre estaba cerrada por “DEMASIADA NIEVE”, así que disfrutamos las únicas 3 mañanas llegando los primeros y gozar así de todos los pequeños canales y los super cliff….3 horas siendo los primeros y esquiado como locos y luego a tope hacia nuevas aventuras. En los días de sol se podía subir tambien al Basivé, una ladera NNW que conlleva 40 minutos de subida a pie y variadas entradas a canales y líneas.

Desde la cumbre del Basivé, empieza tambien el freeride contest “Freeride val d’Aran”, que forma parte de la copa de los Pirineos a la cual no pude participar.

Dia con -15ºC y cielo despejado, todos listos para las inscripciones a las 7.15, subida con la telesilla, control arva y despues de un pequeño briefing, el comienzo de la subida. La espera en el drop fue muy larga y desafortunadamente me vino a la cabeza de cambiar el penúltimo salto perdiendo la concentración: asi que despues de los primeros 100 mt de bajada me di cuenta de que el pequeño canal en el que queria entrar quedaba a mi izquierda y dado que no queria romper la linea me tiré en el canal que tenia debajo, lo mas rapido y fluente posible, saltando un cliff que vi en ultimo minuto y otro hacia el final.

Llegué octavo y feliz por dos motivos: el primero es que mientras bajaba oi algunos chicos gritar y descubrí que era el grupo de locals que estaba subiendo y me estaba animando…MUCHO RESPETO PARA VOSOTROS!!!! El segundo motivo es que me encantó el hecho que en la final (entraban los primeros 6) el ganador haya alcanzado la victoria escogiendo la linea que hubiera querido hacer yo…olé Jordi!

Otro gran día de sol, freeride, nieve, fiesta, deporte y naturaleza…¡cómo nos gusta a nosotros!
Esto fué en resumen mi invierno en los Pirineos. Estoy encantado de haber conocido gente increible y nuevas montañas con condiciones excepcionales.

En mi camino de vuelta a Italia “tuve” que pararme en Verbier para el shooting 8848Altitude…otros 4 días de powder con el campeón del mundo de Freeride Reine Barkered, el team manager k2 Felix Wiemers y su chica Julia Neumann. ¡Condiciones excelentes!

Ahora estoy en mis Dolomites, que encontré en fantástica forma…¡y sigue nevando!

Acabo agradeciendo a mis esponsors (8848Altitude, foilskis.com, Cold italia, Waves helmets y Sesh Energy Bar) y todas las personas que me han ayudado a gozar este ¡pletórico invierno 2013!

Fotografías: Jordi Rulló & Francesco Favettini
Enery Freeride Val d´Aran

About admin