El Dorado Freeride 2011, freeride 100% en Vallnord (por Ander Bilbao)

Report y fotografías: Ander Bilbao

El viernes, se respiraba auténtico freeride en el auditorio de los Ordino Estudios durante los primeros momentos de la presentación de El Dorado 2011. En la sala había congregados 60 de los mejores rides del ámbito internacional.

El encargado de dar la bienvenida a los deportistas y presentar el evento subió al estrado y, tras dar las indicaciones pertinentes sobre la organización y seguridad, Joan Masferré, director del evento, dio la bienvenida a los allí reunidos. Aplausos y nerviosismo, ¿qué se iban a encontrar en la montaña?

Se atendieron todos los ruegos y preguntas de los participantes y empezó el espectáculo. Los riders saltaban literalmente al escenario para recoger sus dorsales y hacerse la foto oficial. Aplausos y risas, había ganas de freeride.

El sábado amaneció despejado y fresco. Entre el miércoles y el jueves habían caído unos nada despreciables 40 cm de polvo. Pero la repentina subida de las temperaturas del viernes y las bajas temperaturas nocturnas habían conseguido dos cosas: afianzar el powder a la ladera y crear la tan desagradable costra superficial en la nieve. “The lines are not easy, it’s crusty” comentaba uno de los riders al pie del pico Cataperdis.

Ni que decir tiene que todos ellos llevaban en la montaña desde la 7:30 de la mañana, reconociendo las bajadas, escogiendo trazadas, comprobando los sistemas ARVA… El ascenso al pico Cataperdis lo hicieron por grupos y a pata, desde los 2500 hasta los 2804 metrazos, que se dice pronto.

Y a eso de las 11 de la mañana, cuando estaban ya todos arriba y saludando, empezó el espectáculo. Primero pudimos ver a las chicas esquiando, después el grupo de chicas con tabla, y, a continuación, empezaron a darle cera los chicos, alternando esquiadores y snowboarders.

El descenso estaba dividido en dos sectores, comprendidos entre los dos picos principales. Desde abajo se veían las dos banderas que delimitaban el trazado a descender. El comienzo de las trazadas situadas más próximas a la cima era notablemente más complicado que el resto y, en general, todos los riders escogieron tres diferentes puntos para el inicio de sus bajadas: ¡500 metros de desnivel y una inclinación máxima de 55 grados! Todo ello aderezado con bien de rocas, canales a tutiplén y la famosa costra “crusty”.

Las condiciones de la nieve no eran las mejores, tal y como manifestaron muchos riders al llegar a meta. Sin embargo, esto no fue obstáculo para que el común de los mortales, que veíamos las líneas desde pistas, nos arrancásemos con olés, aplausos y demás vítores.

Nivelazo, eso es lo que había allí. Los riders tiraban hacia abajo por encima de pedrolos enormes, aristas, hielo y pequeños aludes que ellos mismos producían.

Muchos se volaron cortados que fácilmente superaban los 5 metros. Vamos, todo a la altura de una prueba clasificatoria para el Freeride World Tour (FWT).

Pudimos ver bajadones agresivos, rápidos y arriesgados. El nivel fue en general muy alto, y no lo digo al tuntún, sino porque se vieron pocas caídas, una fluidez increíble y la mayoría de los riders mantuvieron el control en todas las bajadas. Prueba de ello es que ninguno de los deportistas ha estrenado su arnés de rescate.

En la línea de meta se iban juntando los esquiadores y animaban en conjunto al que estaba en esos momentos jugándose el tipo. Había buen rollo de los de verdad. Se veía en sus caras que estaban gozando, adrenalina aparte, claro.

Las mejores líneas tuvieron su recompensa, como no, 5000 €urazos en premios. Richard Amacker y Anja Bolberg consiguieron el primer puesto en esquí. Por su parte, Ludovic Guillot-Diat y Andrea Arcagni se llevaron el gato al agua en snow. Con la excusa del podio y la entrega de premios se organizó festorro en la discoteca Legend de La Massana. ¡Enhorabuena!

Por desgracia, muchos, todos diría yo, nos quedamos con ganas de más pero la Expression Session del domingo tuvo que suspenderse a causa del mal tiempo. De manera que no pudimos disfrutar de las nuevas líneas, esta vez sin presión, por parte de los mejor clasificados. El nevadón que cayó bien podría haberse esperado unas horitas, caprichos de la montaña…

Y poco más. Desde SKIAMOS magazine, solo nos queda dar las gracias a la organización por el esfuerzo llevado a cabo y por el trato y la atención inmejorables.

Pese a que corren tiempos revueltos y el panorama está complicado, El Dorado ha vuelto a brillar un año más como un evento 3 estrellas y ha quedado claro que el puro Freeride se antepone a todo lo demás para hacernos disfrutar al 100%.

Y el que no se lo crea que vea las fotos…

Y como lo prometido es deuda…¡Aquí os dejamos el vídeo del evento!

About admin